La empresa Capazita, integrada en el PCTCLM, ofrece a las empresas, a través de este artículo publicado en su blog, algunas claves para hacer un rebranding de sus marcas.

El branding de una marca no es un mero logotipo con una tipografía moderna y unpackaging bonito. Detrás de cada marca hay un alma, una historia que marcará el camino al tan ansiado éxito o por el contrario al fracaso.

Son muchas las marcas que se plantean un lavado de imagen debido a las nuevas tendencias, cambios de la sociedad o la evolución de su negocio. El objetivo es provocar un cambio más positivo en la mente del consumidor.  Pero no debemos obviar que un rebranding es un proceso complejo que debe ir directamente asociado a un cambio de estrategia empresarial.

Caer en el error de un cambio de imagen, pasando por alto unas fases clave para el desarrollo de la marca, puede inducir al efecto contrario y perjudicar totalmente a tu reputación.

Se dice que el branding es lo que dicen de ti cuando no estás en la habitación y querrás que hablen bien. Un rebranding no cambiará quién fuiste, esto es una falsa creencia, la esencia quedará, pero tendrás un enfoque más adecuado y atractivo de cara a tus clientes.

Te indicamos las claves para lograr un gran rebranding que impacte y llegue de forma favorable a tus clientes:

  1. Estudia tu situación actual

Haz un estudio de la situación actual de tu marca. Debes detectar en qué etapa se encuentra tu empresa. Por ejemplo, puede ser que te encuentres en un momento de declive con ventas bajas, que quieras expandirte a un mercado internacional, tal vez piensas que tu imagen corporativa se ha quedado obsoleta con las tendencias actuales o simplemente quieres llegar a un público objetivo diferente.

  1. Conoce a tu público objetivo

¿Es el mismo de siempre o quieres dirigirte a un nuevo nicho de mercado? Observa que piensa tu audiencia de ti, los valores que ahora representas, y los efectos que produce tu marca en estos momentos, para después poder hacer un análisis del impacto derivado del rebranding.

  1. Define tus objetivos

Una vez conocida en qué situación se encuentra tu marca y el público al que te diriges, debes preguntarte ¿qué es lo que quieres conseguir con tu nueva imagen de marca?

  1. Proyección del proyecto

¿Con qué presupuesto cuentas? Medita el presupuesto que vas a invertir en tu imagen, los cambios que quieres conseguir y los beneficios. Esta nueva imagen corporativa debe mostrar tus valores actuales. Muestra la filosofía de la empresa de una forma sencilla y sin dejarte llevar por modas temporales sin fundamento, pon especial atención en los colores y la tipografía.

  1. Expande tu rebranding

Haz difusión de la renovación de tu marca de una forma adecuada. Establece un Timing estructurado de acciones de comunicación de cómo y cuándo emitir tu mensaje para mostrar los nuevos cambios en el momento oportuno. Puedes hacerlo de una forma especial en una presentación o evento para darle más notoriedad, una oportunidad única para impresionar a tu audiencia.

En Capazita, buscan soluciones estratégicas de marketing adaptadas a la consecución de objetivos. Visita su LAB Ventas, un espacio pionero y creativo en el que se da apoyo a las empresas en sus operaciones de Marketing y Ventas a través de metodologías ágiles e innovadoras.

Share This