Cobots para las Pymes. La empresa Cade Cobots, afincada en el PCTCLM, nos explica las razones por las que los cobots son la mejor solución para las pymes en la industria 4.0.

Con la tecnología convirtiéndose en una parte integral de las operaciones industriales y comerciales, cada vez más empresas manufactureras están invirtiendo en robótica y automatización. Lo hacen para optimizar sus procesos, crear un ambiente de trabajo seguro y aumentar su productividad.

Las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) dependen cada vez más de la automatización para obtener un incremento significativo en la eficiencia de sus procesos y de sus recursos en mano de obra.

Empresas reacias a invertir en robótica

Sin embargo, muchas PYMEs son reacias a invertir en robótica. Creen que los robots industriales convencionales son complejos, caros y requieren un gran espacio para su despliegue. Asimismo, el retorno de la inversión en robots industriales es extremadamente largo, lo que, en la mayoría de los casos, los hace inaccesibles para las PYMEs.

En contraposición, los cobots o robots colaborativos son fáciles de programar, económicos y tienen la capacidad de interactuar y trabajar de forma conjunta con las personas. De esta manera, crean un escenario ideal para introducir la automatización en las PYMEs.

Se espera que el mercado de robots colaborativos crezca a una tasa anual del 42% por ciento y supere el valor de mercado de 7,2 mil millones de euros para 2026, siendo ahora 900 millones de euros.

Por lo tanto, los robots colaborativos están a punto de revolucionar la forma en que funcionan las pequeñas y medianas empresas.

He aquí las razones de por qué los robots colaborativos son fundamentales para introducir la automatización en las pequeñas y medianas empresas.

Seguridad mejorada

Para las PYMEs que desean incorporar la robótica y la automatización, la seguridad de los empleados es la máxima prioridad. Los robots industriales complejos y pesados. Generalmente, están encerrados detrás de vallas protectoras. Ya que sus movimientos rápidos y pesados no son seguros para la interacción con las personas, generalmente los hace inadecuados para las PYMEs. Las pequeñas empresas no tienen los medios para dedicar áreas más grandes al uso de robots industriales.

Los robots colaborativos, por otro lado, son livianos y cumplen con las pautas de seguridad estándares ISO / TS 15066. Estas pautas ayudan a los pequeños y medianos fabricantes a garantizar que los operarios puedan trabajar de manera segura con los cobots.

Por ejemplo, las directrices ISO / TS 15066 obligan a las empresas manufactureras a realizar una evaluación del espacio de trabajo antes de instalar cobots. Del mismo modo, las normas de seguridad como EN 60204-1, UL 1740 y NFPA 79 ofrecen una referencia de confianza para probar los factores ambientales, como la temperatura, la altitud, la humedad y la compatibilidad electromagnética (EMC). Factores que afectarán la funcionalidad de los robots.

Están programados para cesar instantáneamente la actividad si su trayectoria colisiona con cualquier obstáculo. Del mismo modo, los sensores pueden hacer que el cobot se detenga o ralentice su funcionamiento cuando un trabajador se acerca o trabaja dentro de un perímetro definido.

Además, están diseñados para desarrollar tareas y procesos repetitivos, que además suelen derivar en lesiones y bajas laborales del operario, a una velocidad simular o superior a la de este.

 

Fácil instalación

La implementación de robots convencionales puede llevar varias semanas o incluso meses. Asimismo, estos robots necesitan la presencia de técnicos especialistas en robótica para ensamblar y programar los componentes. Las PYMEs a menudo dudan en invertir en robótica porque no pueden permitirse invertir mucho tiempo, esfuerzo y dinero en instalar robots industriales. De igual manera, una PYME no suele poder disponer en su plantilla de un programador de robótica calificado para administrar estos robots complejos.

Los largos plazos de instalación de los robots industriales son de manera general inasumibles para una PYME. Sus ciclos productivos deben ser flexibles y ágiles a la demanda productiva. Necesita soluciones de automatización para las que un operario no especializado en programación pueda instalar, configurar y programar en apenas unas pocas horas.

Los robots colaborativos son fáciles de configurar. De hecho, la mayoría de los cobots se pueden implementar en menos de un día. Al contrario que los robots industriales, por la complejidad y requisitos que supone habitualmente su instalación.

Los trabajadores a cargo de reprogramar el cobot son formados de manera rápida y sencilla, adquiriendo la capacidad suficiente para adecuar las tareas a desarrollar por el cobot de manera ágil y rápida.

 

Flexibilidad mejorada

A medida que la personalización y customización se está convirtiendo en la norma, las pequeñas y medianas empresas se enfrentan al desafío de establecer y mantener sistemas que ofrezcan flexibilidad para satisfacer las diversas necesidades de los clientes.

Aunque los robots industriales especializados pueden mejorar la productividad de una empresa, no son adecuados para las PYMEs. Estas empresas suelen tener lotes de producción pequeños y requisitos de productos cambiantes, lo que les hace imposible implementar robots industriales que son difíciles de reprogramar.

Alternativamente, al ser fáciles de reprogramar, permite cambios rápidos con un tiempo y esfuerzo mínimos de configuración, pudiendo implementarse para realizar diversas tareas y aplicaciones

Por último, y ya que no tienen la necesidad de ser colocados en zonas específicas con vallados especiales, estos robots se pueden mover sobre de un lugar a otro por la planta para completar diferentes tareas.

 

Alta rentabilidad

Dado que estos cobots de nueva generación suponen una inversión considerablemente menor que la que implica un robot industrial, las pequeñas y medianas empresas pueden invertir fácilmente en ellos para obtener acceso a la automatización y aumentar su productividad.

Para calcular el retorno de la inversión (ROI) en una aplicación robótica industrial, se debe considerar la inversión inicial y los gastos adicionales, es decir, los accesorios, los costes de instalación, las actualizaciones y los cargos de mantenimiento en los que puede incurrir la empresa.

Por el contrario, implementar un robot colaborativo es fácil y no implica los gastos mencionados anteriormente. Una vez que una empresa invierte en un brazo robótico colaborativo y en su manipulador, no se requiere ninguna otra inversión en aplicaciones específicas.

En consecuencia, en comparación con los robots tradicionales, los cobots tienen un ROI significativamente mayor, lo que los hace idóneos para las PYMEs.

 

Conclusión

Los desarrollos recientes en el campo de la robótica, la automatización, y la inteligencia artificial están dando lugar a una nueva generación de robots colaborativos que trabajan codo a codo con las personas, reduciendo así el número de tareas repetitivas y peligrosas por parte de los trabajadores.

Las pequeñas y medianas empresas pueden beneficiarse enormemente de estas soluciones avanzadas de automatización. Por lo tanto, los propietarios de PYMEs están invirtiendo cada vez más en robots colaborativos para aumentar su productividad y rentabilidad, y promover un entorno de trabajo seguro.

Además, CADE Cobots dispone de fórmulas de financiación para la adquisición de robots colaborativos por parte de pequeñas y medianas empresas.

Share This