La empresa Vector ITC asegura que ahora es el momento perfecto para la Open Innovation: el proceso de colaboración entre agentes internos y externos a las empresas para poder innovar. Así lo explica en este artículo la empresa, integrada en el PCTCLM.

La crisis del coronavirus ha sembrado el pánico y la confusión al golpear con fuerza la actividad empresarial durante los primeros meses de este año. Sin embargo, todo tiene una parte buena.

En este sentido, la Covid-19 también ha impulsado, “casi sin querer”, la colaboración entre empresas en búsqueda de nuevos modelos de negocio y soluciones globales.

Open Innovation o Innovación Abierta

Estos modelos forman parte del concepto de Open Innovation o Innovación Abierta. Una forma de progresar que ha ayudado a las empresas a adaptarse a las dificultades planteadas por la interrupción indefinida de la actividad y del distanciamiento social.

Durante la Covid-19, la actividad de las empresas, ya sean B2B o B2C, ha tenido que enfocarse principalmente en:

  • Acelerar la inversión digital para digitalizar a la mano de obra de la empresa instalando diferentes plataformas digitales. Aunque ya en 2019 el 70% de las empresas adoptaron algún tipo de estrategia de digitalización, este año ese porcentaje ha aumentado exponencialmente.
  • Mejorar la colaboración con la implantación del teletrabajo, mediante el uso de programas como Zoom o Teams.
  • Agilizar y mejorar los flujos de información internos de la empresa. El 74% de los empleados opinan que a veces la información relevante no les llega y eso les lleva a retrasos en su trabajo.
  • Aumentar la infraestructura de seguridad y adoptar autenticación multifactor (MFA) para contrarrestar los riesgos que presenta el aumento de los ciberataques.

Con este panorama tan cambiante e impredecible, las empresas han tenido que buscar formas de colaboración online para evitar quedar obsoletas. Aquí es donde entra el concepto de Open Innovation y las ventajas que supone para el mundo empresarial hoy en día.

Nuevas y mejores soluciones

La Open Innovation es el continuo proceso de colaboración e intercambio de información y recursos tecnológicos entre agentes internos y externos a las empresas. A través de este proceso, las empresas encuentran nuevas y mejores soluciones a los problemas de los usuarios, a la vez que generan nuevo valor en los mercados tradicionales.

Es por tanto un proceso descentralizado y participativo sin restricciones, basado siempre en las relaciones de mercado a largo plazo.

Además, requiere del intercambio de las habilidades complementarias entre las distintas compañías: startups, empresas tradicionales, grandes conglomerados y Universidades. La función de la tecnología desempeña un papel protagonista. A mayor creatividad y uso eficaz del talento y el conocimiento especializado, mejores resultados para la empresa.

Grandes empresas han adoptado estrategias para la innovación interna

Grandes empresas como Ferrovial, BBVA, Telefónica o Barclays han adoptado estrategias y estructuras sólidas para la innovación interna. Estrategias separadas del tradicional departamento de investigación y desarrollo. Medidas para las que se han apoyado en una fuerte cultura empresarial orientada a la innovación.

Una estructura impulsada, generalmente, mediante el establecimiento de una unidad especializada en innovación y también a través del nombramiento de un CIO (Chief Innovation Officer) o un CDO (Chief Digital Officer) para supervisar el proceso.

A partir de estas estrategias internas, las empresas han diseñado su eje de actuación sobre la innovación para, por ejemplo, invertir en un fondo de capital de riesgo corporativo o crear un programa de aceleración corporativo.

De hecho, el 78% de las grandes empresas europeas afirman tener un fondo de capital de riesgo corporativo dedicado a invertir en nuevas startups.

El 64% de estas empresas invirtieron en entre 1 y 5 startups y el restante en 6 o más, durante el pasado año. Además, el 70% de las empresas, cuenta con un programa de aceleración corporativo para dar más apoyo a las startups y mantener un compromiso activo con las mismas.

Por último, es interesante mencionar que la adquisición y uso de tecnologías ajenas a la empresa se conoce como Innovación Inbound, y es comúnmente el método de innovación más usado. Sin embargo, la innovación no siempre tiene que proceder de fuera. En muchos casos, las empresas apoyan el talento interno mediante la financiación y mentorización de proyectos de intraemprendimiento pensados por empleados con espíritu creativo que en ocasiones terminan creando una startup.

Beneficios de la Open Innovation

Los principales beneficios que las empresas encuentran en la Open Innovation son:

  • Ofrece a las empresas una ventaja competitiva muy significativa sobre las empresas que no adoptan estrategias de Open Innovation, mejorando los procesos de negocios, la relación empresa-empleado y la propia experiencia del cliente.
  • Aumenta los beneficios y mejora sustancialmente la rentabilidad del negocio.
  • Permite que el desarrollo tecnológico de la empresa sea mucho más rápido y eficaz, siempre desde una mentalidad win-win, orientada a asumir altos riesgos, otorgando a la empresa una mayor flexibilidad frente a entornos cambiantes.
  • Configura un panorama más claro en cuanto al seguimiento de los casos de éxito y negocios que se generan en tiempo real en el mercado. No hay lugar a la ceguera corporativa.
  • En relación al punto anterior, es interesante mencionar la gestión del conocimiento como un requisito para estar a la vanguardia, y un beneficio en el sentido de que es, en gran medida, una forma de gestionar la percepción del entorno sobre una determinada empresa.
  • Con modelos como los retos, las asociaciones startup-empresa, el Hackathon, el intraemprendimiento, o los laboratorios de co-creación, la estrategia de Open Innovation gana en rapidez y agilidad de desarrollo al tiempo que otorga a la empresa facilidad de acceso a expertos y especialistas en diferentes sectores, que en muchos casos pasan a formar parte del equipo de innovación de la empresa, o da oportunidades de negocios a través de partnerships y mentorships.

La Open Innovation es ahora más necesaría que nunca

La crisis del coronavirus ha hecho que la colaboración entre empresas sea más necesaria que nunca, anteponiendo la actividad en beneficio de la sociedad a la búsqueda de beneficios comerciales.

Desde la comunidad científica se ha hecho un llamamiento para que empresas, organizaciones y startups compartiesen sus datos, con el objetivo de mejorar la reacción conjunta ante el virus y acelerar el proceso de recuperación.

Ejemplos de empresas españolas

En España, por ejemplo, a nivel social, la aseguradora DKV, lanzó de manera gratuita su app de telemedicina ‘Quiero Cuidarme Más’ para descongestionar hospitales. Una iniciativa que permitió que los hospitales se centrasen en los casos más graves por coronavirus, evitando posibles nuevos contagios en los desplazamientos. También puso en marcha su iniciativa ‘#NingúnMayorSolo’, que daba apoyo emocional y psicológico para personas mayores durante la pandemia.

Otras empresas como Samsung han colaborado con ONGs como Save The Children para entregar unas 600 tablets para que alumnos sin recursos pudieran continuar con las clases a distancia. Repsol, por su parte, readapto su centro Repsol Technology Lab para producir gel hidroalcohólico.

Ya a nivel tecnológico, destaca también la colaboración entre Google y el Ministerio de Industria con la puesta en marcha de la plataforma ‘Impulso Digital con Google’. Una plataforma para digitalizar las Pymes y ayudar en la recuperación económica, prestando especial atención al sector turístico español.

Según datos de la Comisión Europea, sólo el 14% de las pymes españolas cuenta con un plan de digitalización.

Seguir leyendo el artículo completo.

Share This